La importancia de la medicina alternativa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la medicina alternativa es «un conjunto amplio de prácticas de atención de salud que forman parte de la propia tradición del país y están integradas en el sistema sanitario principal». La medicina alternativa incluye prácticas de acupuntura, quiropráctica, hipnosis y otros tipos de terapias que no se reconocen científicamente, pero sirven como un complemento de la medicina convencional.

La OMS busca orientar a las personas a tener cautela al usar ese tipo de medicina, pues hay muchos terapeutas no preparados que aplican esa medicina y acaban haciendo mal para la salud de las personas. Otro cuidado que se debe tener con la medicina alternativa es en cuanto al consumo de tés, hay que estar seguros de que la persona que va a hacer uso de los tés no tiene ningún tipo de alergia de los componentes de la bebida.

Entre las especialidades  de medicina alternativa podemos citar:

 

  • Acupuntura
  • Aromaterapia
  • Cromoterapia
  • electroacupuntura
  • fitoterapia
  • Etc

Reiki como terapía de medicina alternativa

Los lectores de este blog se preguntarán que  es el reiki, pues bien el reiki es  una técnica japonesa que utiliza el cambio de energía para revitalizar y armonizar el cuerpo, usando las manos como fuente de esta energía para promover el bienestar, la felicidad y la serenidad.

Para practicar el Reiki, es necesario el desarrollo de la conciencia y del sentimiento de amor incondicional, siendo que, así, pasa de una persona a otra, un tipo de buena energía, que tiene los siguientes objetivos: 

  1. Reducción del estrés y ansiedad;
  2. Equilibrio hormonal y disminución de los síntomas de estrés;
  3. Reducción de las toxinas del organismo;
  4. Equilibrio emocional;
  5. Aumento de la creatividad;
  6. Aumento de la calma, la tranquilidad y la serenidad;
  7. Aumento del autocontrol;
  8. Disminución de la impulsividad;
  9. Fortalecimiento del sistema inmune;
  10. Disminución de los síntomas de la depresión y del síndrome del pánico.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *